Americanos que vienen buscando buen vino de Ribera del Duero, ingleses expertos en arte, italianos interesados en gastronomía, y muchos españoles que solo buscan descansar en una casa donde reina el silencio. Esto ha conseguido con la Finca “El Cercado”, muy cerca de Baltanás, una activista que no para de idear, Cristina Brunet.

Puede que un empresario culto sea un hápax, o un estereotipo del pasado, o una falsa etiqueta, pero pienso que las nuevas empresarias manejan registros que auguran lo mejor para una economía más inteligente, también más social. Cristina por ejemplo ha estudiado Marketing y Publicidad, y un Master en Comunicación Empresarial, ha trabajado en agencias de publicidad americanas, y ha gestionado proyectos culturales para empresas, como la Fundación Bartolomé March. Las  nuevas empresarias, pues, leídas, viajadas, estudiosas, sin descuidar ni la crianza y educación de los hijos ni las acciones de voluntariado. Un ejemplo a seguir para las más jóvenes amigas de emprender, de innovar.

Digamos que del mismo modo que veo como modelos a seguir el de las tenaces investigadoras científicas, el de las mujeres volcadas en la enseñanza, entiendo como imitable el saber de esas mujeres empresarias en su maridaje de formación en números con una cultura humanística cuanto más vasta mejor. Acaso añadiría el valor de la paciencia, el del respeto a los tiempos.

Esperar unos años a que crezcan las encinas que Brunet ha plantado en su finca, para ofrecer una trufera para el turismo gastronómico, es un buen paradigma de eso mismo, de la paciencia que requiere el estatuto de un empresario no ávido de lo inmediato, sino confiado en que la solidez tiene más derechos que la liquidez. De valor en nuestra época, donde ya nadie espera, salvo los enamorados.

Anfitrión, en la obra de Molière, recordemos que es quien acoge a otro, en su casa, en su mesa. Esa es la buena posición del empresario turístico. Derrochar amabilidad ya va con la persona, como es el caso de nuestra vecina ilustrada de esta semana, Cristina Brunet, que recibe a americanos, italianos, ingleses en nuestra austera tierra.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies