Decía Leonard Bernstein que para conseguir grandes logros sólo hacen falta dos cosas: un plan y falta de tiempo. La verdad es que bajo la urgencia es cuando definitivamente resolvemos, y cuanto menos nos quejamos del poco tiempo de que disponemos y más aprovechamos cada segundo, más eficacia encontramos en nuestras acciones, o al menos así vemos comportarse a las personas más eficaces.

Pero también es el caso del artista, que si bien se toma su tiempo para idear su obra, normalmente está abrumado. Es el caso de una artista vasca a la que admiro, Idoia, siempre en su Taller construyendo sus títeres, verdaderas y fidedignas recreaciones de personajes, que pueden participar próximamente en una actividad del Museo del Prado. El títere del pintor Velázquez o el de sus Meninas son logradas construcciones que permiten soñar, o si se quiere reflejar nuestras flaquezas.

En un estimulante libro de Alain de Botton (El arte como terapia) se despliega esa idea del arte en tanto herramienta que contrarresta nuestras debilidades psicológicas. Es una interesante vía para captar por ejemplo por qué nos cuesta tanto recordar, lo que nos lleva a la escritura y al arte. O el amor por lo bello, por el optimismo. O cómo podemos sufrir de manera más provechosa merced al arte. O cómo el arte nos reequilibra cuando venimos de tormentas o de agitaciones cotidianas. O cómo podemos merced a la obra del artista penetrar en nuestra vida interior y atisbar alguna sombra de lo que vamos siendo, de la naturaleza de lo que nos hace gozar, nos apasiona o nos perturba, nos habla desde afuera de nosotros mismos. O cómo nos defendemos o rechazamos el arte que nos produce temores o inquietudes desagradables, cómo sin saberlo repudiamos algo de nosotros al verlo plasmado en la obra de arte.

Finalmente el arte nos aporta una nueva mirada, una nueva manera de apreciar lo que se nos escapa, lo imperceptible, que está ahí.

Nuestras flaquezas las vemos en la obra del artista, y si conseguimos como él grandes logros es porque siempre hay un plan, oculto incluso, pero sobre todo porque como al artista siempre nos falta tiempo.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies