Descarga aquí el PDF del Diario Palentino
Una nueva batalla que gana la subjetividad. Poco importan los datos biográficos cuando
sabemos que la verdadera historia de una persona es el relato que ella misma hace de
esos mismos hechos. Hasta el punto de que ese relato puede llevar a cambiar por
completo la significación de los episodios reales de una biografía. Viene esto a cuento de
una reflexión que escuché el otro día a un colega, acerca de cuál es el auténtico momento
en el que podemos situar el comienzo de nuestra historia.
Y así relataba cómo Severo Sarduy decía que su historia dio comienzo realmente mucho
antes de que él naciera, cuando sus padres un buen día se encontraron, etc…cómo el
personaje de Sterne, Tristam Shandy, afirmaba que el momento de inicio es el de la
concepción, el instante exacto en el que un veloz espermatozoide fecunda un óvulo, o
evocó a Dickens, quien opinaba que todo empezaba al nacer, y así en David Copperfield
escribió que «para empezar mi historia desde el principio, diré que nací (según me han dicho y
yo lo creo) un viernes a las doce en punto de la noche».
Pero resulta que hay relatos de personas que dicen que su vida dio comienzo, no cuando
nacieron, ni cuando sus padres se amaron o cuando comenzaron a soñar con un nombre
propio, sino a raíz de conocer a alguien, -encuentro muy alabado por la poesía-, o al
cumplir no sé qué edad, -testimonio de otras muchas personas que directamente han
borrado los recuerdos de su infancia-, o a raíz de la muerte de alguien, -es triste, pero la
vida de muchos comienza tras la muerte de otros-, incluso quien dice que tal día, a raíz de
un accidente traumático ‘volvió a nacer’, y que su vida tiene desde entonces otro color, y
ya nada es igual.
Bueno, parece entonces que no es tan sencillo eso de situar el comienzo de la historia de
una vida desde afuera. Y que se deja al arbitrio de cada quien, que debe decidir en qué
momento piensa que se inicia su historia subjetiva, su historia como sujeto, es decir, como
sujeto de deseo y no como objeto del deseo de otros, que es muy distinto.
En qué momento tomamos las riendas de nuestra vida y sentimos que empezamos a vivir
la vida, que la vemos vivible y no sufrible o sobrevivible, es oportuno saberlo o al menos
preguntárselo. Para que nadie nos escriba la historia. Y para responder de nuestras
elecciones subjetivas.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies