Director de Instituto. También director de una Sección en el Ateneo de Palencia. Pero Coria es también un investigador férreo, un historiador de largo recorrido con muchas publicaciones, pero que ha dedicado toda una vida a dirigir su Instituto histórico, el Viejo, el Jorge Manrique.

Hace unos días le escuchamos hablar de la incorporación de las mujeres al estudio en el Instituto durante finales del siglo XIX, las resistencias que se vencieron, y comprobamos la insistencia de su ardua investigación de años, e incluso cómo seguía contactando con las familias de aquellas pioneras del estudio en el Instituto.

Cuando se lee a un gran historiador se ve la pasión que tiene en los descubrimientos y hallazgos que va realizando, como recientemente sentí leyendo a John Elliot en su trabajo sobre La rebelión de los catalanes. Allí dice que “un libro de historia no es una guía de futuro”, pero pienso que lo que nos entrega un historiador desde luego nos da muchas pistas. En el estudio de la historia del Instituto Jorge Manrique, del que nuestro vecino ilustrado de hoy es un consumando especialista, aparecen sin duda huellas de nuestro pasado como ciudad, mientras a la vez se siguen formando los jóvenes científicos del futuro. Recordemos que por sus aulas pasaron los Gómez de la Serna y una larga lista de literatos, historiadores, científicos y lo que es más importante una ristra de alumnos año tras año que pisaron sus pasillos y acabaron siendo mejores tras esa travesía. La historia de Palencia hubiera sido otra sin el centenario Instituto.

Últimamente además, Jesús Coria ha emprendido la tarea de modelar un espacio de Museo en torno al rastro de los materiales didácticos que se usaron históricamente en el Instituto, Museos de la Ciencia y otros, que van a mostrar el tono de esa historia ya legendaria. El Museo Jerónimo Arroyo, allí inmerso, también es un gran espacio que hace pensar. El de la Ciencia, con ese telescopio decimonónico del que sólo hay dos en el mundo, una auténtica maravilla digna de visitar.

El deseo es el deseo del Otro. El deseo de Coria, director de un Instituto, hace historia.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies