Podríamos haber dicho músico, gestor cultural, profesor. Pero la connotación de actuación en el medio rural nos lleva a resaltar la procedencia de su tierra natal, Velilla del Río Carrión. Desplegar el saber en la comarca en que se nace puede que en el futuro sea una antigualla, pero es lo que hace nuestro vecino ilustrado de hoy. Manuel Dos Santos es especialista en saxo y clarinete, y dirige la Escuela de Música, Danza y Teatro que gestiona la Agrupación Musical de Guardo (AmGu).

El primer punto que llama la atención es que estamos ante un treintañero. Y que lleva ya unos años dando guerra, lo cual para los tiempos que corren es un hápax en la serie de los treintañeros de nuestro tiempo, quienes se refugian en los interminables estudios universitarios y los eternos años de opositores y de Máster, más los Erasmus, y claro, la apretada vida social y virtual que llevan hoy nuestros jóvenes, lo que les resta mucho tiempo para colaborar con proyectos culturales, bastante tienen con asegurar sus brillantes futuros éxitos profesionales. Hay sin embargo una minoría muy esperanzadora que batalla por su tierra, por la cultura, por el lazo social, y que se apean del barco del individualismo.

El segundo punto es que Manu ha entendido que la gestión cultural pragmática es más importante que las ambiciosas ideas sin sostén real, (muy caras a muchos delirantes de la cultura) y aún mucho más que los grandes fastos culturales (muy caros a los fotogénicos). El trabajo silencioso de la gestión cultural en el día a día requiere dedicar mucho talento en una tarea callada, en la cocina, pero sin inhibiciones, a sabiendas de que un artista, un trabajador de la cultura, deberá salir un día a la palestra, y pasar de la inhibición a la exhibición.

Finalmente, el trabajo cultural de Manuel se ha desplegado desde el asociacionismo cultural, que es harina de otro costal, que es jugar en otra liga. Evoca el aserto de Freud: agradezco a la vida que nada me haya sido fácil.

O si se quiere, estamos ante alguien de la serie de los héroes de la batalla cultural ruraliana.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies