Alrededor de la persona que escribe libros siempre debe haber una separación de los demás. Es una soledad…ya había descubierto que lo que yo tenía que hacer era escribir…El único principio de Raymond Queneau era éste: «Escribe, no hagas nada más». A buen seguro que Marguerite Duras (1914-1996) encontró en la escritura su particular hechizo. Hasta el punto de llegar a afirmar que escribir era lo único que me separaba de la locura. Con la literatura de Duras opino lo que Vila-Matas, o te entusiasmas o la detestas profundamente.

Cineasta, superviviente que se libra de ir a un campo de concentración merced a la ayuda de Mitterrand, había nacido en Saigón, adolescente en Indochina, se cambia el apellido para decirse Duras, nombre del pueblo francés donde reside el padre: toda una declaración de intenciones.

Su primer guión de cine, Hiroshima, mon amour; su gran novela, El amante (1984), traducida a decenas de idiomas, premio Goncourt, relaciones de una adolescente con un treintañero, su singular despertar de la primavera. Cuando le preguntan en una entrevista (La pasión suspendida) una clave de interpretación de esa exitosa novela exclamará: «Es una novela, punto final. Que no lleva ni va a ninguna parte». Magnífico.

Pero sobre todo, admiro en Duras su adentrarse en la locura merced a ese gran libro que es El arrebato de Lol V. Stein (1964)Recuerdo las horas de estudio interminables en torno a ese arrebato. La autora:nadie puede conocer a L.V.S, ni usted ni yo. Y hasta lo que Lacan dijo al respecto, nunca lo comprendí por completo. Lacan me dejó estupefactaY su frase: «No debe de saber que ha escrito lo que ha escrito. Porque se perdería. Y significaría la catástrofe». Lo narra en Escribir. 

Esa frase de Jacques Lacan, significó para Duras, una especie de identidad esencial, y un derecho a decir absolutamente ignorado por las mujeres. En París no se acaba nunca, Enrique Vila-Matas cuenta que la tuvo como casera, y la recuerda como una mujer violentamente libre y audaz. Alguien que se exponía literalmente en sus escritos.

La escritura se impuso, iba más rápido que yo. Duras dixit. 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies