El profesor Fran Sanz Requena viene a esta columna porque imaginativamente se dispone a dar un curso sobre la física de los superhéroes. Sí, un profesor de Universidad, de una Facultad de Física, hablando en términos asequibles.

El deseo de divulgación científica pasa por un acto de generosidad, de aproximación al otro. De hecho, nuestro vecino ilustrado, ha dejado escrito que “en este empeño y por mi afán de divulgar la ciencia llegamos a la situación de que habrá que hacer algo para que no sólo mis alumnos sino la sociedad en general también sea capaz de comprender esas ideas”. Prueba de ello es que propone llevar la ciencia a tertulias en los bares, y hasta en una Radio tiene un programa llamado “La tercera Ley de Kepler”.

Su tesis es que se puede aprender física de forma divertida. No es asunto baladí. La didáctica buscó desde sus inicios el mejor modo de transmitir el saber, especialmente a jóvenes que tienen la cabeza en otro sitio. Conseguir captar su atención ha sido siempre un reto para los profesores más deseantes. El recurso motivador de los premios, los puntos, las notas, las promociones nunca fue suficiente, al igual que mucho menos los castigos, las reprimendas, los suspensos, las descalificaciones morales, las humillaciones. Toda esa caterva conductista antigua, renovada con nuevas palabras, siempre se estrelló con un misterio: sólo profesores con entusiasmo (y con respeto a sí mismos y a su función docente) concitan la atención y el respeto de sus alumnos.

Tenemos hoy un buen paradigma en el Prof. Sanz Requena, muy palentino, pese a haber nacido en Valladolid. Portada en Nature, doctor en ciencias físicas, miembro de grupos de investigación en ciencias planetarias…sin embargo, todo esa erudición de nada serviría, si no tuviera ese talento y esa disposición a pensar en el alumno y su proceso de aprendizaje, su procesamiento de la información, sus intereses e inquietudes en nuestra época. Pensar en los demás en definitiva, eso que nos reconcilia con lo mejor del lazo social.

Un súper profesor que enseña física. Y que enseña generosidad.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies